Saltar al contenido

Cinco trucos para que consigas ahorrar dinero

5 trucos para ahorrar dinero

Ahorrar no es fácil, en ningún aspecto de la vida el reducir gastos innecesarios ha sido una tarea sencilla.

5 trucos para ahorrar dinero

En un mundo donde el consumo impera, saber dos o tres trucos que nos permitan mantener la cuenta del banco saneada es de suma importancia, y más aún cuando en el hogar solo hay una persona trabajando.

Mi experiencia comenzó aprovechando los cupones de descuentos y el trabajo extra. Las dos técnicas no fueron malas, solo que es poco probable poder usar de ellas por mucho tiempo. Pero lo que realmente aquí importa es saber que trucos o atajos nos pueden facilitar la forma de ahorrar dinero, sin que ello sea un sacrificio extremo para nuestro día a día.

Así que entonces lo más importante en este artículo es como ayudarte a ahorrar dinero con cinco trucos fáciles, que no significarán un sacrificio para tu estilo de vida.

Cinco trucos para que consigas ahorrar dinero

Negocia tus facturas

Lo primero que hay que saber es que para ahorrar dinero todos, pero absolutamente todos debemos sacrificar algo, así la cosa más sencilla de nuestra cotidianidad.

Lo más sano sería el negociar las facturas de nuestros gastos básicos como Internet, teléfono celular, cable, membrecía en el gimnasio y otras cosas más.

Para empezar habrá que hacer una lista de todas las cuentas por pagar. Tras hacer la respectiva evaluación, proceda usted a pedir una reevaluación de las tarifas con planes más económicos o en su defecto que le ofrezcan algunas promociones que le ayuden a ahorrar dinero.

De por sí, negociar las cuentas es un trabajo duro, así que esto no es exactamente dinero gratis. Todo es esto llevará tiempo y en especial convencer a un representante de servicio al cliente para que le ofrezca un mejor trato puede ser agotador.

Elimina la información de tu tarjeta de crédito

En los últimos tiempos las compras en línea han hecho todo más sencillo y conveniente. Por lo general si me estoy quedando sin comida recurro a las entregas a domicilio en vez de ir directamente al supermercado a realizar una compra convencional.

Pero la facilidad de comprar por Internet tiene un precio. Según una encuesta de 2018 de CreditCards.com reveló que por lo menos el 44% de las personas compraron algo espontáneamente en línea en los últimos tres meses. Más del 20% de los encuestados dijeron que habían hecho una compra impulsiva en la última semana.

Una manera de prevenir compras por impulso es borrar cualquier información de tarjeta de crédito guardada automáticamente de tu navegador de Internet. Por lo general, esto se puede hacer en las opciones. Además, apague cualquier botón de “pedido con un solo clic” en su cuenta.

Busca los descuentos ocultos

Cuando estuve en Nueva York, en mis tiempos en la universidad, la empresa para la que trabajaba ofrecía descuentos para diversos grupos en museos y atracciones locales. Por eso puedes mostrar tu identificación de empleado y recibir un porcentaje de descuento en algunos de los lugares más populares de la ciudad.

Pregúntale a tu departamento de RR.HH. si hay descuentos externos disponibles para los empleados. Es más probable que las grandes empresas ofrezcan esto que las pequeñas, pero nunca está de más preguntar.

Recorta  en las suscripciones

Ahora viene otro punto: las suscripciones. Es importante tener en cuenta que a la hora de ahorrar es de suma importancia ver con franqueza que suscripciones son realmente necesarias para nuestra rutina de vida.

El problema aquí es que la mayoría de ellos son baratos, por lo que podría no parecer un gran problema añadir otro gasto mensual de 10 dólares al presupuesto. En el 2018, una encuesta encontró que la gente gastaba, en promedio unos 237.33 dólares en servicios de suscripción por mes. ¿La peor parte? Es que los clientes subestimaron en más de un 50% lo que gastaron en estos productos.

Lo importante aquí es sincerarnos que suscripciones son realmente importantes para tener una vida más o menos estable y que otras sobran en realidad y perjudican el presupuesto mensual.

Luego, pregúntate cuántos te gustan realmente.

¿Escuchas a Spotify lo suficiente como para pagar por ello? ¿Ves HBO  más allá de “Juego de Tronos”?

La mayoría de estos servicios son fáciles de pausar o cancelar, por lo que no perderás un depósito o cualquier tipo de garantía. Paúsalos durante un mes o dos y comprueba si los que echa de menos.

Refinancia tus préstamos

Si tú tienes una hipoteca, préstamos estudiantiles, préstamos personales o préstamos para automóviles, la refinanciación podría ser la manera más fácil de ahorrar en grande. Refinanciar significa vender su préstamo a un nuevo prestamista que le dará una tasa de interés más baja o mejores términos mensuales.

Crea una lista con todos los pagos mensuales de su préstamo y clasifíquelos desde la tasa de interés más alta hasta la más baja. Luego, busque en línea para ver cuáles son las tasas de interés actuales para esos préstamos. Si usted está pagando un 7% de interés en un préstamo de auto y descubre que la mayoría de los bancos ahora tienen tasas de interés del 4%, sabrá que es hora de refinanciar.