Consejos para colocar arbustos en su jardín

Plantar un arbusto es la mejor manera de crear forma y estructura en su jardín, y trabajar con una selección de diferentes, tanto de hoja perenne como caduca, y grandes y pequeños, es la manera de crear también variedad. Conseguir el equilibrio adecuado, entre la plantación en masa y los ejemplares individuales, utilizando diferentes alturas y con distintos tipos de follaje, es la clave para crear un jardín que luzca bien todo el año.

Queremos un jardín que sea a la vez tranquilo e interesante. Hay algunas ideas básicas que podemos seguir, que nos ayudarán a acertar y a crear el jardín de nuestros sueños, así que aquí tienes algunos consejos para seleccionar y colocar arbustos en tu jardín.

Consejos para la colocación de arbustos

  • Plante en grupos: no se limite a plantar una colección de plantas individuales
  • Utilice la repetición: coloque la misma planta en varios lugares, esto aporta armonía
  • Utilice acentos: en posición vertical o extendida, elija una variedad de formas
  • Disperse la plantación: no plante en hileras, deje que los tamaños fluyan hacia dentro y hacia fuera
  • Plante para cada estación: seleccione plantas con diferentes características estacionales

Cuando descubrimos por primera vez la increíble variedad de arbustos que tenemos a nuestra disposición, todos con características interesantes, la tentación es quererlos todos. Como nuestros jardines tienen un tamaño limitado, es muy fácil acabar con una colección de muchas plantas individuales: «una de esto, una de aquello». Esto está bien si quieres cultivar muchas cosas diferentes y convertirte en un coleccionista, tu jardín tendrá inevitablemente un aspecto un poco caótico y desorganizado.

La elección es tuya, pero si quieres un jardín bonito, resiste esa tentación y limita tus elecciones a plantas que funcionen por su estructura y apariencia, y estate dispuesto a usar plantas en grupos, y a repetirlas por el jardín.

¿Grupos o especímenes?

Saber cuántas plantas comprar de cada una puede ser complicado, pero hay una forma sencilla de enfocarlo, que funciona la mayoría de las veces. Básicamente, cuanto más grande sea el arbusto, menos probable es que quieras plantarlo en grupo. Las plantas de más de 1,80 m de ancho o de alto serán lo suficientemente grandes como para estar solas, salvo en los jardines más grandes.

Por lo general, un arbusto grande de 3 o 4 metros de altura es suficiente para destacar por sí solo y, a menos que tengas mucho espacio que ocupar o quieras una pantalla, uno en cada lugar estará bien. Los arbustos más pequeños, de menos de 1 metro de altura, suelen perderse en todos los espacios, excepto en los más pequeños, por lo que es mejor plantarlos en grupos.

El número ideal para las agrupaciones es siempre un número impar: 3, 5, 7 o incluso más. Esto le permite espaciarlas de forma más natural. Recuerde también que un grupo debe parecer una unidad, así que espacie las plantas a una distancia aproximada del 65% de su anchura final, para que crezcan juntas un poco y formen una masa sólida.

La repetición aporta armonía

Repetir la misma planta, sola o en grupos, por el jardín, es una forma fácil de crear armonía y de unir el jardín. Puede que no tengas espacio para más de un ejemplar de una planta grande, pero las plantas medianas y pequeñas pueden estar repartidas por el jardín, tal y como vemos en la naturaleza, donde las plantas suelen ser numerosas en cualquier lugar. Si tiene algunas plantas favoritas, utilícelas en el jardín como su «firma». Esto hará que el jardín sea exclusivamente suyo.

Elija una variedad de formas

La mayoría de los arbustos son básicamente redondos, normalmente un poco más altos que anchos. Pero algunos han sido seleccionados para ser estrechos y erguidos, y otros bajos y extendidos. Además, hay arbustos de hábito colgante o llorón. Hasta una cuarta parte de la superficie que plantes puede tener plantas con formas inusuales, pero no te dejes llevar por esto.

Con demasiadas, se pierde su objetivo: destacar y acentuar las plantas que las rodean. Las formas bajas y extendidas son especialmente útiles en el primer plano de los parterres, pero recuerde que al plantarlas debe dejar espacio para que se extiendan, especialmente si el parterre se encuentra con el césped. De lo contrario, se encontrará con que crecen sobre el césped y lo matan.

Por otro lado, si tienes zonas pavimentadas, dejar que las plantas bajas se extiendan por el pavimento es una forma eficaz de suavizar los bordes rígidos y lineales. También funciona bien en la parte superior de los muros, donde las plantas que se extienden caen en cascada y suavizan esos bordes duros.

Share: