5 consejos para celebrar la Primera Comunión sin estrés

Este mes de abril, mi tercer hijo recibió la primera comunión. Eso, sin embargo, no me convierte en una experta. De hecho, diría que, con tres hijos, sigo aprendiendo aún más; no se detuvo con la primera comunión de mi primer hijo.

Aquí hay algunos detalles de comunión que me han ayudado a dejar de lado el estrés y abrazar la belleza del sacramento.

1. Recuerda por qué

La instrucción que tu hijo recibe de tu parroquia NO es la más importante. Lo más importante es lo que los niños aprenden en casa, con su familia.

En medio de las actividades de planificación de eventos, no olvide hacer una pausa para recordar: Se trata de Jesús. Se trata de recibir a Jesús, de recibirlo de verdad.

Se trata de la Eucaristía. Y punto. No lo pierdas de vista.

2. Planifica con antelación

La procrastinación y la negación parecen ir de la mano, y otra cosa siempre parece más importante que la cosa que odio hacer.

Piensa en todos los pequeños detalles y haz una lista, si eso te hace feliz. Incluso puedes hacer columnas y darte un calendario. Pon la música alegre y abre una hoja de cálculo si te hace sonreír.

Pero, en realidad, nada de eso importa si no se planifica con antelación, es decir, si se hacen llamadas telefónicas, se envían correos electrónicos y se envían invitaciones (si eres el tipo de padre que envía invitaciones). Los padrinos y los abuelos no pueden asistir si no lo saben. ¿Quieres asegurarte de que tu diácono favorito asista? Basta con una pequeña correspondencia para preguntar.

3. Consigue ayuda

Soy muy fan de celebrar los bautizos de nuestros bebés con una fiesta. No suelo hacer fiestas de cumpleaños más allá de nuestra familia más cercana, pero voy a tirar por la ventana mis dudas de «odio la planificación de fiestas» para vivirla en un bautizo. Al fin y al cabo, ocurre una vez en la vida. ¿No debería ser el tipo de cosa que celebramos a lo grande?

Lo mismo ocurre con la primera comunión, al menos en mi mundo. Y, dada la aversión que tengo a la planificación de fiestas, este paso es fundamental para mi bienestar mental.

Según mi experiencia, es mucho más difícil aceptar ayuda que darla. Eso no significa que la necesites menos. Eso no significa que debas aguantarte y hacerlo todo tú. No te dejes llevar por esta falacia. Pide ayuda. Recluta a las personas cuyos talentos se ajusten a tus necesidades.

4. Llega pronto

Puede que esté predicando al coro, pero necesito este recordatorio con mi equipo. Hay algo que me supera a la hora de conseguir que todo el mundo salga de casa con el tiempo suficiente para llegar temprano sin ser demasiado temprano.

Para conseguirlo, hemos llevado dos coches a las misas de primera comunión. Yo llevo a nuestro primer comulgante a la iglesia (junto con los extras que pueda necesitar) y mi marido viene después con el resto de nuestra pandilla.

5. Sonríe

No te olvides de sonreír, porque vas a tener momentos que recordarás una década después y habrás olvidado por completo. Alguien sacará una foto y mirarás atrás y te darás cuenta de que la primera comunión fue preciosa a muchos niveles.

Y esos son los momentos que quieres recordar.

La comida más importante ya ha ocurrido, y puedes revivirla en cada misa. Podrás mirar atrás más tarde y ver esos momentos y recordarlos. Y también lo hará tu primer comulgante.

Share: