Saltar al contenido

El mejor truco para ahorrar en suscripciones

suscripciones

En la actual economía, las suscripciones se han transformado en una necesidad imperiosa. Miles de millones de euros van y vienen en un mercado que fluctúa a diario. ¿A quién no le gusta ver Netflix, HBO o similares? ¿Quién no tiene tarifa de internet?

suscripciones

Por ello es importante saber y conocer las formas de ahorrarse unos cuantos euros para oxigenar nuestras cuentas bancarias que las finanzas no terminen en rojo a final de mes.

No se puede negar. Hoy por hoy las suscripciones representan un porcentaje muy alto en el gasto de las personas. La televisión por cable, una aplicación para medir la temperatura, o la revista de cocina que llega mensualmente a su correo.
Todo esto puede parecer una pequeñez, pero al final, cuando es hora de sacar cuentas, el total te asombra y hace más compleja nuestra capacidad de ahorro.

Solo nos queda meditar y buscar las vías para reducir estos gastos, que a la larga, son innecesarios y que solo se convierte en un abismo negro para nuestra economía domestica.

Ahora solo queda empezar a darle prioridad a esos gastos que son verdaderamente importantes y poner de nuestra parte con un sentido más crítico a la hora de buscar una suscripción que signifique más activo valioso que un gasto meramente superficial.

Aquí el truco es ver más allá de los gastos comunes que tenemos mes a mes. Buscar aquellas suscripciones que realmente pueden ser de una utilidad para nuestro día a día.

No podemos estar con la facilidad a la hora de buscar un poco más de ahorro en nuestro presupuesto y debemos interiorizar qué es lo más importante. No podemos darnos el lujo de pagar por tener recibir pedidos de naranjas en la puerta de casa por ejemplo, si podemos ir al mercado y comprarlas nosotros mismos

Pensar de esa manera ya nos está dando un ahorro de €120 al mes. Puede ser que la cifra te parezca pequeña, pero si sumas lo que te puedes ahorrar con otros “gastos tontos” podrías llegar a los miles de euros al año, lo que pudiera significar pagarte un viaje al Caribe sin endeudarte.

La idea aquí no es decirte que satanices a las suscripciones. Lo que se pretende es que busques aquellas que realmente mejoran tu calidad de vida y no desangran tu capacidad de ahorro.

Cómo ahorrar dinero en suscripciones

Para empezar se puede hacer una lista prioritaria de las cosas que queremos y que realmente urgimos y las que no. Por allí es un buen comienzo, pues podemos darnos cuenta lo que realmente es importante.

Tampoco es prescindir de la televisión por suscripción o dejar de pagar el paquete de LaLiga, pero si ver cuáles son las que verdaderamente son útiles y las que no. Así nos daremos cuenta que realmente estamos dando un paso importantísimo para terminar el año con más ceros a la derecha en nuestra cuenta bancaria.

Por ejemplo yo tenía una suscripción de Internet de 20GB por €50 al mes y en realidad lo que realmente necesitaba era menos gigas para lo que yo consumía, entonces decidí ir por un paquete más económico y de menos consumo para ahorrarme casi 300 euros al año.

De esta manera se puede empezar. Prescindiendo de cosas que realmente nos sobran. No limitándonos, claro que no, pero si analizar lo que realmente necesitamos en el día a día. Suprimiendo esos gastos tontos de seguro podemos llegar a ahorrarnos hasta 5 mil euros al año. Es cuestión de ponerse sacar cuenta y ver lo que está más accesible.

Pensar así nos acerca más al viaje a Las Bahamas y disfrutar de una piña colada, que terminar el año en bancarrota y con las tarjetas de créditos sobrepasadas.